Acreditación Institucional
Para qué acreditarse

La principal razón es que este es el mecanismo mediante el cual la Universidad le demostrará a la sociedad y al Estado que está cumpliendo con calidad la responsabilidad social que ha asumido.

De igual forma, la Universidad gana reconocimiento y sus estudiantes y egresados se benefician gracias a la formación recibida en una institución que cumple con los más altos estándares de calidad en el contexto nacional y que cobran cada vez más vigencia en el internacional.

Asimismo, la información que arroja el proceso de acreditación resulta determinante para los futuros estudiantes, en tanto que les brinda más elementos de juicio a la hora de elegir una universidad o un programa académico.
Por otra parte, los procesos de evaluación brindan información útil para el Gobierno, pues le permitirán adoptar medidas en materia de políticas públicas para el sector.

Con todo, es importante evitar caer en el error de asumir la acreditación como un fin en sí mismo, pues, como ya se ha dicho, es solo un medio para mostrar los resultados de la labor educativa de la Universidad. Por ello, quizá lo más valioso del proceso es la oportunidad de llevar a cabo un examen juicioso y exhaustivo de todos los ámbitos involucrados en las dinámicas de un centro de educación superior. Ello permitirá potenciar fortalezas y corregir las eventuales fallas con miras a alcanzar la excelencia.


 ¿Para qué acreditarse?

Al día con la academia