Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, entre 1958 y 2017, más de 80 mil personas fueron víctimas de este atroz delito.                

centro nacional interna
Portada del tomo III del Informe del Centro de Memoria Histórica sobre desaparición forzada (2014).

 

"¿Qué pasó?”, “¿en dónde está?”, “¿por qué se lo llevaron?”, estas son solo algunas de las preguntas que todos los días se hacen miles de familias en Colombia víctimas del delito de desaparición forzada, el cual consiste en privar de la libertad a una persona, frecuentemente mediante el uso de la fuerza, para luego ocultarla y negar toda información sobre su paradero.

En nuestro país, este delito tuvo un crecimiento exponencial desde finales de los años setenta del siglo XX, en el marco del conflicto armado, y fue utilizado como una estrategia de guerra por parte de todos los actores armados para generar terror en las comunidades y controlarlas, silenciar reclamos sociales, destruir formas asociativas y comunitarias, presentar resultados falsos en combate (es el caso de los mal llamados “falsos positivos”), garantizar la impunidad del delito y atacar a personas que fueron estigmatizadas por sus opiniones políticas, su liderazgo y trabajo social, por su región de origen o identidad de género.

De acuerdo con el Observatorio de Memoria y Conflicto, del Centro Nacional de Memoria Histórica, entre 1958 y 2017 fueron desaparecidas 80.514 personas en Colombia a causa del conflicto armado.

Frente a este crimen, que genera impactos graves y continuados en los familiares de la persona desaparecida, la Organización de las Naciones Unidas decidió establecer el 30 de agosto como el día internacional para conmemorar a las víctimas y honrar a quienes han sufrido este delito; también, como una estrategia para visibilizar este tema y despertar la solidaridad de la sociedad hacia las personas desaparecidas forzadamente y sus familias.

Día internacional de las víctimas de desaparición forzada

En Colombia, este día se aprovecha por parte de las organizaciones de familiares, con el apoyo de diferentes grupos de defensores de derechos humanos, para realizar diferentes actos simbólicos y rituales para preservar la memoria y visibilizar a las víctimas: marchas reivindicativas, galerías con sus fotografías, plantones y talleres, entre otros, para hacer visible lo invisible y recordar a la sociedad una de sus principales reivindicaciones: “vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Esta conmemoración permite reconocer y valorar el trabajo incansable que miles de familiares realizan en la búsqueda inquebrantable de sus seres queridos, con la esperanza de hallarlos con vida, recibir noticias de lo sucedido o, en el peor de los casos, parte de sus restos óseos para poder darles una despedida digna y así elaborar y cerrar el duelo que permanece suspendido mientras no se conoce su paradero.

Asimismo, se debe destacar que fue gracias al arduo trabajo de los familiares contra la impunidad y para exigir la acción de la justicia, por ejemplo, a través de la Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (Asfaddes), que se logró la tipificación de este delito mediante la Ley 589 del año 2000.

En este trabajo también se debe reconocer el papel de diferentes organizaciones defensoras de derechos humanos, las cuales han acompañado a los familiares víctimas en sus procesos de búsqueda y en su procura de justicia, desde la denuncia de los casos y el acompañamiento en los procesos judiciales y, adicionalmente, les han brindado un apoyo psicosocial para ayudarles a manejar los impactos emocionales, todo esto, en respuesta a las falencias del Estado por atender a las víctimas de desaparición forzada.

En el año 2017 se creó la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), de carácter humanitario y extrajudicial, con el objetivo de dirigir e implementar las acciones de búsqueda y localización de las personas desaparecidas durante el conflicto armado.

No solo es el 30 de agosto, todos los días se puede acompañar y apoyar a las familiares víctimas para vencer el olvido y la indiferencia de la sociedad, y que logren la satisfacción de sus derechos a la verdad, justicia y reparación.

 

Andrés Prieto Ruiz
Coordinación Web
Departamento de Comunicación y Publicaciones
Bogotá, D. C., 31 de agosto de 2018
Imágenes: Centro Nacional de Memoria Histórica

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!