la-universidad-sede-centro

¿Cómo una obra se convierte en un clásico? ¿Qué factores inciden en que esto ocurra y qué tanto influyen en ello la industria editorial, las preferencias de los lectores y el momento histórico? Encuentre aquí una reflexión sobre este fenómeno en la obra de Gabriel García Márquez.

Debo admitirlo, me sorprendió gratamente el hecho de que el mundo entero se volcara sobre Gabo, y que en todos los idiomas y de muy diversas formas se hicieran homenajes teñidos de amarillo con mariposas y rosas. En las redes sociales todos habían tenido largas jornadas de lectura (me temo que obligada) en compañía del nobel y por ello, tenían reminiscencias de Remedios la bella, Aureliano Buendía, el coronel, el náufrago o Florentino Ariza y con estas lamentaban la muerte del único nobel que ha tenido Colombia. Lástima que la razón para recordar sea la muerte y no la vida y que, paradójicamente, la obra vuelva a cobrar vida con la muerte del autor.

El fenómeno editorial saltó con la noticia y aprovechando el momento, están reeditando algunos títulos, las librerías exhibieron en sus vitrinas toda la obra del nobel y, quien lo creyera, en este momento están agotadas todas las ediciones de Cien años de soledad. De hecho, tras su fallecimiento, las ventas crecieron significativamente en Colombia, en alguna de las entrevistas que dio a un medio Felipe Ossa, gerente de la Librería Nacional afirmó: "...indudablemente la venta de sus obras aumentó inmediatamente, yo diría que un 40 por ciento sobre lo normal", esto se puede ver también en el hecho que durante la última semana de abril Cien años de soledad encabezó el listado de ventas de amazon.com.

Lo que ha pasado es un fenómeno que solamente se pudo haber repetido cuando, en 1982, Gabriel García Márquez recibió el premio Nobel de Literatura y que nos hace reflexionar sobre el hecho de que los gustos y las preferencias literarias están marcadas no sólo por el genio del escritor (lo cual en este caso es innegable) que es capaz, desde las primeras líneas de sus textos, de atrapar a los lectores desprevenidos que se acercan; también en estos juega un importante papel la industria editorial, la crítica literaria, los medios de comunicación y premios literarios como el Nobel, el Alfaguara o el Cervantes, por solo mencionar algunos.

Pero es solamente el tiempo, a veces inclemente con las obras y con los autores, relegándolos al olvido y al polvo de los anaqueles, el único que tiene la facultad para declarar que Gabo ya es un clásico, que su obra ha sido leída, releída, citada, amada y odiada de generación en generación y que, para los gustos de lectores tan divergentes, siempre tendrá algo que decir. Con toda certeza y a la luz de lo que ha pasado y pasará, lo podríamos afirmar: la obra de García Márquez se ha convertido, por lo menos para los colombianos, en un clásico pues, como lo diría Italo Calvino "son libros que ejercen una influencia particular ya sea cuando se imponen por inolvidables, ya sea cuando se esconden en los pliegues de la memoria mimetizándose con el inconsciente colectivo o individual".

Así que... ojalá se siga homenajeando la vida y la obra del escritor, que sus letras mágicamente construidas y recreadas sigan siendo titular de nuestras noticias y que su macondo literario continúe siendo el escenario de sueños que inician al pasar la noche, con la lectura devoradora de millones de personas.

Diana María Mantilla Gómez
Coordinación de Comunicaciones
Imágenes: Banner, Departamento de Comunicación y Publicaciones
Fotografía interna tomada de revistadiners.com.co
Bogotá, D.C., 30 de abril de 2014

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!