Termina la tercera semana del Tour, y todavía se pregunta ¿por qué Gaviria no gana o por qué ni Rigo ni Nairo suenan mucho ya? Aquí le explicamos cómo se gana esta carrera ciclística.  

...
Podio del Tour de Francia 2017

 

El Tour de Francia es una carrera por etapas, lo que significa que se corre día a día de una ciudad a otra diferente. El ganador es quién llega a la meta en París en el menor tiempo posible, sumando el tiempo de todas las etapas.

Cada año los organizadores se inventan una ruta por toda Francia (en ocasiones cruza las fronteras con España o Suiza durante unos cuantos kilómetros, y en otras ocasiones se empieza desde otro país, como Alemania, Holanda o Reino Unido) para que los corredores la completen en el menor tiempo posible y día a día acumulen tiempo y se alejen de sus rivales.

El actual Tour de Francia tiene 21 etapas, por eso se considera como una de las “tres grandes vueltas” -las otras dos son el Giro de Italia y la Vuelta a España, las únicas con igual número de etapas-; recorre más de 3 000 km y compiten más de 180 corredores.

Las etapas se clasifican en diferentes tipos: planas, de montaña, de alta montaña y contrarreloj; estas etapas, a su vez, favorecen a diferentes tipos de corredores.

Etapas planas: para los sprinters

Así como en el fútbol los jugadores se especializan en diferentes posiciones, en el ciclismo ocurre lo mismo. Los especialistas en etapas planas son los sprinters: corredores con gran masa muscular y, muchas veces, de estatura alta, son muy buenos para los pedalazos rápidos y explosivos que los aceleran a velocidades que pueden alcanzar los 70 km/h.

Las etapas planas están diseñadas para favorecer este tipo de corredores porque, dados su masa muscular y su peso, es difícil que puedan aguantar mucho tiempo en las montañas.

Fernando Gaviria, un joven paisa de 23 años, es el primer gran sprinter colombiano, pero infortunadamente nunca ganará un Tour o un Giro, ya que su especialidad no lo permite, por tanto, solo ganará etapas cada vez que compita en una de estas grandes vueltas.

Como a los sprinters les cuesta tanto subir montañas al ritmo de los mejores, en muchas ocasiones se ven obligados a retirarse antes de que empiece la alta montaña para evitar lesiones o fatiga innecesaria, es por eso que Gaviria se retiró la semana pasada de este Tour de Francia.

Montaña y alta montaña: para los escaladores

Un escalador es un tipo de ciclista con mucha capacidad para sufrir, para aguantar el dolor en las piernas y para llegar al límite de sus capacidades físicas. Por eso son delgados, generalmente, (en realidad muy flacos), y muchas veces de baja estatura, como Nairo Quintana o Esteban Chaves.

A la hora de subir la montaña se necesita poco peso, porque lo que los detiene es la gravedad. Estos corredores sí tienen opciones de ganar una carrera como el Tour, porque a la hora de subir montañas van a sacar ventaja sobre sus rivales.

Contrarreloj: para los corredores completos

La contrarreloj individual es un tipo de etapa que exige una bicicleta, un traje, un casco y una posición aerodinámicas.

Aquí solo importa la velocidad, pero para impulsar la máquina velozmente en terrenos planos se necesita fuerza y técnica, y a los escaladores pequeños les cuesta mucho lograrlo, este es el talón de aquiles de nuestros corredores colombianos.

Los escaladores más altos pueden ser grandes contrarrelojistas porque son capaces de poner más fuerza en los pedales durante un largo tiempo. Un buen contrarrelojista que sea buen escalador puede ganar una gran vuelta. Aunque un excepcional escalador puede hacerlo siempre y cuando pueda hacer una contrarreloj decente en la que no pierda mucho tiempo.

Un buen contrarrelojista que sea buen escalador puede ganar una gran vuelta. Aunque un excepcional escalador puede hacerlo siempre y cuando pueda hacer una contrarreloj decente en la que no pierda mucho tiempo.

¿Y la respuesta a la pregunta del título?

La respuesta es: el Tour de Francia se gana siendo muy rápido en las montañas, perdiendo poco tiempo en la contrarreloj (o ganando estas etapas) y no siendo sprinter, porque un sprinter nunca ganará el Tour.

También se necesita mucha suerte para no terminar envuelto en una caída, como le pasó a Rigo Urán, quien después de una caída en la novena etapa, no aguantó el dolor y tuvo que retirarse para poder recuperarse mejor.

Por su parte, Nairo Quintana no está en la forma que se vio en años pasados, sus rivales se han hecho cada vez mejores y su equipo no le brinda las garantías y la ayuda que necesita. Aunque, con el triunfo de hoy queda aún la esperanza de que clasifique al podio de esta versión del Tour.

Ese es otro factor que se necesita para ganar un Tour: un gran equipo que sea capaz de sacrificarse por su líder y apoyarlo en todas las situaciones que se presenten.

En este evento no solo se sorprenderá por las proezas atléticas de estos deportistas; también, con la variedad de paisajes que tiene Francia y la parafernalia de la última etapa que se corre por los campos Elíseos, en París. Además, podrá seguir los primeros pasos de otro corredor colombiano: Egan Bernal, de 21 años, zipaquireño, del equipo Sky; él es una de las grandes promesas del ciclismo colombiano.

Daniela Guerrero Acosta
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá, D.C., 25 de julio de 2018
Imágenes: Cortesía de El Tiempo y Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!