Una silla de sedestación pediátrica y un entrenador de marcha contribuyen a la integración de los niños con alteraciones neuromotoras en el aula de clases.                   

06 25 2018 interna 1 iberoamericana
Los dispositivos se desarrollaron gracias a una alianza entre el programa de Ingeniería Mecánica de la UC y la Corporación Universitaria Iberoamericana. 

 

Estos dispositivos son el resultado de un trabajo interdisciplinar realizado entre el programa de Ingeniería Mecánica de la Universidad Central y el de Fisioterapia de la Corporación Universitaria Iberoamericana (CUI), que unieron esfuerzos para aportar a las necesidades reales de la sociedad.

Camilo Andrés Ochoa, Alejandra Castillo y Fernando Novoa, estudiantes de sexto semestre de Ingeniería Mecánica de la UC, fueron los encargados de crear una silla de sedestación pediátrica diseñada especialmente para Jerónimo, un niño de dos años que, según el diagnóstico médico, tiene parálisis cerebral, por lo que su edad motora es la de un bebé de entre dos a cuatro meses.

Paola Uribe, profesora de Fisioterapia de la CUI, explica que esta parálisis cerebral hace que Jerónimo no pueda sentarse por sí solo, ni permanecer sentado de forma autónoma (sedestación), por lo que en el aula de clase debe estar acostado o alzado por un docente.

“El lado izquierdo de su cuerpo está más comprometido, es decir, puede mover con mayor facilidad el lado derecho, lo que impacta en su tono muscular y la alteración de las posturas”.

Silla de sedestación pediátrica

Camilo Andrés Ochoa, de la UC, explica que, para la creación de la silla, realizaron un prototipo de cartón basados en las medidas reales de Jerónimo, para conseguir un dispositivo 100 % personalizado, que le permitirá mantener la posición de sedestación.

“En la parte central de la silla se adecuó una pieza que permite darle apertura a sus piernas —ya que él tiende a mantenerlas unidas— que además incentiva un correcto apoyo de su espalda y evita afectaciones futuras”, explica Ochoa.

La silla le permite estar sentado al nivel de los demás niños del aula, cuenta con tres ruedas de apoyo para poder desplazarlo fácilmente, es ajustable para que se adecue al progresivo crecimiento del menor y se puede ensamblar una base alta para acomodarlo en una mesa elevada al momento de comer o hacer tareas.

Entrenador de marcha

La creación del entrenador de marcha estuvo a cargo de los estudiantes de Ingeniería Mecánica de la UC Andrés Eduardo Restrepo, Camilo Moreno y Andrea Robayo, quienes diseñaron este dispositivo para Xiomara, una niña de cinco años cuyo diagnóstico médico es mucopolisacaridosis, una condición hereditaria y genética que ha causado que su edad motora sea la de un menor de entre siete a nueve meses.

También ha sido diagnosticada con una condición llamada hipotonía generalizada, que no le permite mantener la posición bípeda (sostenida en sus dos piernas), y se le dificulta adoptar otras posturas.

“Xiomara no tolera algunas texturas (defensibilidad táctil) y una de sus extremidades inferiores es más larga que la otra, lo que afecta su posición y le da inestabilidad al momento de realizar la marcha”, detalla Uribe.

Por esto, el objetivo del dispositivo diseñado por los estudiantes de la UC, es que Xiomara pueda caminar por sí misma, tener independencia, mejorar su calidad de vida, su relación con las personas y su desarrollo dentro y fuera del aula.

El entrenador de marcha tiene una forma piramidal para distribuir correctamente la masa corporal y evitar el riesgo de caída. Cuenta con un apoyo posterior soportado por cuatro ruedas, sistema de frenos gradual y un cinturón para sostenerla y mantener su posición.

“Es ergonómico, se ajusta a su forma única y podrá ser usado durante todo su proceso, hasta que pueda caminar de forma independiente”, cuenta Restrepo.

La caracterización de los niños y su desarrollo neuromotor, según la edad, fue posible gracias a un convenio vigente entre la CUI y la Secretaría Local de Integración Social de Chapinero, que les permitió a los estudiantes de Fisioterapia de dicha institución de educación superior, visitar diferentes jardines de la localidad.

Investigación al servicio de la sociedad

Desde hace décadas el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Institución ha trabajado en el desarrollo de dispositivos para personas en condición de discapacidad, de hecho, cuentan con la asignatura Práctica 3, con énfasis en bioingeniería; allí los estudiantes aprenden a conocer al cliente y sus necesidades, crean productos reales y prueban su utilidad.

“Esto se debe a que, desde su fundación, la Universidad ha mantenido el interés por el trabajo social", expresa Angélica Ramírez Martínez, docente del Departamento de Ingeniería Mecánica de la UC e integrante del grupo de investigación Modelado Computacional de Sistemas Naturales.

Angie Vega, profesora de Fisioterapia de la CUI, agrega que gracias a la unión de los grupos de ambas universidades fue posible ensamblar el conocimiento clínico con el desarrollo de dispositivos.

El profesor Christian Fetecua, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la UC, comenta que con este tipo de proyectos es posible volver a los orígenes de la ingeniería, humanizarla, darle un rostro.

“El objetivo de la ingeniería también es ayudar y acompañar. Los estudiantes identificaron las necesidades reales de estos niños y asumieron valientemente el compromiso de contribuir a su desarrollo”, concluye.

Proceso de adaptación

Los dispositivos fueron entregados a los niños y a sus familias en un encuentro al que asistieron representantes de la UC, la CUI y la Secretaría Local de Integración Social. El siguiente paso es el proceso de adaptación y la evolución del tratamiento con el uso de estas herramientas.

Julie Mendoza, madre de Jerónimo, manifestó que los dispositivos servirán para la mejora de los niños y su socialización en el jardín. “Estoy muy agradecida de que nos hayan incluido en sus planes para que mi hijo se pueda integrar a la sociedad con mayor facilidad”, agrega.

Por su parte, Angie Garzón, hermana y acudiente de Xiomara, expresa que para toda la familia será de gran ayuda que ella avance hacia su independencia. “Queremos que Xiomara sea autónoma para que se relacione con sus demás compañeros y continúe su desarrollo en el colegio”.

Entrega de dispositivos
  •  Andr&eacutes Eduardo Restrepo, uno de los creadores del entrenador de marcha.
  •  Estudiantes de Ing. Mec&aacutenica de la UC presentando la silla de sedestaci&oacuten pedi&aacutetrica.
  •  Jer&oacutenimo fue uno de los beneficiarios de este proyecto.

 

Vanessa Cardona Pérez
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá, D. C., 25 de junio de 2018
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!

Al día con la academia