09-22-2015-foro-bogota-interna
Primera sesión del Foro "Bogotá desde el centro: ciudad y universidad en el siglo XXI", realizada en el Teatro de Bogotá

Aires de cambio se sienten en el centro de Bogotá. Proyectos de mejoramiento del entorno como el campus de la Universidad Central, buscan revitalizar el sector.

Después de varias visitas a Bogotá, Le Corbusier auguró un futuro negro para la ciudad al negarse a la renovación de su arquitectura. Él, pieza clave de la arquitectura moderna, planteaba que muchas ciudades del mundo -incluida la nuestra- debían ser destruidas para  luego reconstruirlas de forma casi perfecta. Sus planes solo se hicieron realidad cuando diseñó Chandigarh, la ciudad utópica de la India que durante años le dio la razón al polémico arquitecto suizo, pero que ahora carece de posibilidades de crecimiento y de ofrecer a sus ciudadanos la calidad de vida prometida.

Y tuvo razón Le Corbusier sobre lo que sería de Bogotá en los años posteriores a su vaticinio: tras el Bogotazo la ciudad empezaría a expandirse hacia los extremos, marcando una tendencia, por ejemplo, en la segregación de clases sociales. El centro, que era prácticamente la ciudad entera, quedó incinerado y muchos prefirieron buscar asentamiento en sectores más tranquilos, lejos de una violencia incesante. El crecimiento de la ciudad, entonces, empezó a dejar relegado su centro: pauperización y concentración de focos de pobreza dieron al sector una imagen oscura que tiene la posibilidad de mejorar por cuenta de nuevos proyectos urbanos.

Este proceso de revitalización se debe, en gran parte, a la labor conjunta de universidades, empresarios, gestores culturales y administraciones distritales que han invertido esfuerzo y dinero para devolverle la vida al centro, convirtiéndolo en un lugar de encuentro cultural y académico, con un enorme potencial para que empresas, instituciones y organizaciones de todo tipo desarrollen sus actividades de manera óptima, a la vez que se mejoran las condiciones de habitabilidad para antiguos y nuevos residentes.

Gracias a esto, las perspectivas actuales son muchas y favorables, por lo que vale la pena discutir sobre nuevas estrategias y acciones para potenciar el crecimiento económico, social y cultural del sector, llevándolo a ser, realmente, el corazón de Bogotá.

Bogotá se analiza desde el centro

Con la intención de debatir y compartir ideas, se realizó el foro "Bogotá desde el centro: ciudad y universidad en el siglo XXI", evento organizado por la Corporación de Universidades del Centro de Bogotá, que puso sobre la mesa varios asuntos que vale la pena tener en cuenta de cara a la dinámica urbana que atraviesa actualmente este sector  de la ciudad. Fueron dos días en los que, en definitiva, se replanteó el papel de quienes intervienen diariamente en el centro, basándose en experiencias de ciudades como Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, que han aprovechado la expansión de los campus universitarios para fortalecerse.

Uno de los invitados fue Tridib Banerjee, profesor de la Universidad del Sur de California, quien presentó la ponencia "Academia, centros de ciudad y espacio público", en la que contó el proceso de transformación que vivió su universidad luego de encontrarse con una realidad que por muchos años había ignorado: “La USC había sido fundada en 1.880 en un sector próspero de Los Ángeles, pero al pasar los años empezó a verse rodeada de focos de pobreza, delincuencia y drogadicción. Era una universidad para blancos adinerados, pero crecía en medio de una población de inmigrantes y afroamericanos de escasos recursos. Había que encontrar una solución”.

¿Cuál fue la alternativa de esta universidad? ¿Encerrarse para evitar a sus vecinos? ¿Buscar un lugar nuevo? No. La estrategia consistió en abrirse a la comunidad proveyendo escenarios deportivos, escuelas, teatros y jardines de acceso público para el disfrute de los ciudadanos. De esta manera los residentes empezaron a considerar los aportes culturales de las universidades como positivos y a valorar su misión intelectual y científica.

Por su parte, el profesor Harvey Molotch, de la Universidad de New York, planteó otras problemáticas que generan las universidades ubicadas en entornos céntricos: “el aumento del tráfico de automóviles, el alza en los precios de la vivienda, la llegada de personas con mayor poder adquisitivo -en detrimento de aquellas con menos recursos que han residido en esta zona-, ruido y actitudes liberales en relación con el uso de alcohol y drogas, hacen que los residentes vean con algo de desprecio a las universidades. Sin embargo, a los habitantes les gustan los nuevos restaurantes y cafés, y los establecimientos comerciales ubicados en los alrededores se benefician de un aumento en la demanda de bienes y servicios. La clave está en la apertura”.

¿Quiénes abrirán la puerta?

Una experiencia similar a las expuestas por Banerjee y Molotch se ha observado en el centro de Bogotá. En los últimos años se ha hecho recurrente la participación de instituciones de educación superior en la formulación de proyectos urbanísticos que pretenden “cambiarle la cara” al centro. Los proyectos Fenicia y City U, de la Universidad de los Andes y el fortalecimiento del Corredor Cultural del Centro, en el que participan las universidades Javeriana, Central, Tadeo e Incca, son algunos ejemplos.

No solo la empresa privada debe empoderarse de este proceso de renovación urbana. Es el Gobierno Distrital quien tiene mayor responsabilidad en la formulación de políticas públicas que permitan el avance del centro hacia la densificación, la recuperación del espacio público y la mejora de la movilidad. Por eso, la invitación a participar en el foro se extendió también a los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, que formularon sus propuestas para este sector de la ciudad. Seguridad, expansión de las universidades, peatonalización, rediseño de parques, nuevos medios de transporte y mezcla de usos del suelo, entre otras, fueron socializadas en este debate.

Los candidatos a la Alcaldía proponen
Rafael Pardo
“El esfuerzo que han hecho las universidades en esta zona es muy importante, pero es necesario que haya orden urbano y seguridad, así como la implementación de un sistema de transporte que sea confiable y seguro”.
Alex Vernot
“Tanto para el Metro, como para la renovación del centro, es fundamental la implementación de las alianzas público-privadas, pero no de una forma irracional, dándole a los privados todos los beneficios, sino a partir de la economía del bien común y de la solidaridad”.
María Mercedes Maldonado
“La densificación del centro es la alternativa para lograr la ampliación y la recuperación de espacios públicos peatonales. Eso es esencial para que la gente pueda recorrerlo a pie, y además se incentive el uso de la bicicleta”.
Enrique Peñalosa
“Los centros comerciales no pueden sustituir al espacio público. Los ciudadanos se escapan de la ciudad a los centros comerciales porque allí encuentran seguridad e iluminación; El centro, a través de la peatonalización, debe competir contra los centros comerciales y ofrecer a los ciudadanos un lugar de entretenimiento diferente”.
Daniel Raisbeck
“Es necesaria la implementación de bicicletas públicas. Debemos avanzar hacia el modelo de ciudades como Barcelona o Londres, en donde las estaciones son inteligentes, están ubicadas cerca de estaciones del metro, se usan con tarjetas con chip y se cobra al usuario por la distancia recorrida”.

Bogotá ha pasado por distintos procesos de renovación urbana que han fracasado por una razón, se hacen a espaldas de los vecinos. Las experiencias vividas por las universidades localizadas en zonas céntricas deben servir de aprendizaje: contar con la participación de los residentes debe ser  una condición imprescindible.

El centro de Bogotá es hogar temporal de cerca de dos millones de personas, que vienen cada día a estudiar, trabajar, hacer turismo y conocer una parte de la historia colombiana. Su renovación no solo depende de la construcción de edificaciones monumentales, sino de que cada ciudadano respete y cuide este espacio.


El aporte de la UC
La Universidad Central es parte activa de la revitalización del centro de Bogotá y ratifica su compromiso de participar en la construcción de un proyecto de ciudad viable, democrática y ambientalmente responsable.
Por ello, luego de asumir la restauración y reactivación de espacios emblemáticos del patrimonio histórico y cultural capitalino, como los teatros México, Faenza y Bogotá —que le dan vida a la calle 22—, un nuevo sueño se está haciendo realidad: el Proyecto Campus.
Esta ambiciosa iniciativa, cuya obra total se ha planificado a 15 años, busca propiciar que los integrantes de la comunidad unicentralista desarrollen sus actividades en un campus abierto a la ciudad que integre espacios verdes e infraestructura moderna.
Al culminar la primera etapa, prevista para comienzos del 2017, la comunidad académica, los transeúntes y residentes del sector podrán disfrutar de un edificio de cristal que permitirá la vista hacia el Cerro de Monserrate desde la carrera 5.a
Será un primer paso para tener, como afirmó el rector Rafael Santos en la apertura del foro, "la universidad en la ciudad y la ciudad en la universidad".
Daniel Rocha
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá, D. C., 18 de septiembre de 2015
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!