02 05 2013 enfoque de genero para la teoria del derecho

Con el objetivo de incorporar la perspectiva de género al programa de Derecho, el Proyecto Feges ofreció un conversatorio de teoría crítica feminista.

Con el auspicio del proyecto Feges (Fortalecimiento de la Equidad de Género en la Educación Superior), el pasado 5 de febrero, en el Aula Múltiple de la Universidad Central, se llevó a cabo el conversatorio "Teoría crítica feminista del derecho", que forma parte del ciclo de jornadas de reflexión "Crítica feminista a la teoría, práctica y enseñanza del derecho".

Según la profesora Lya Yaneth Fuentes, coordinadora de Feges en la Universidad Central, dicho ciclo se inscribe dentro de los cuatro ejes del proyecto, a saber: la formación, la investigación, la comunicación y la cultura organizacional y, por último, la incidencia en las políticas y en los programas curriculares. Precisamente como parte de este último eje, el proyecto Feges busca incorporar la perspectiva de género al nuevo programa de Derecho que ofrece la Universidad Central.

El conversatorio contó con la participación de Susanne Burri, doctora en derecho por la Universidad de Utrecht (Países Bajos), experta jurídica en el campo de la igualdad de género y quien ha desarrollado investigaciones sobre la aplicación del principio de igualdad en el trabajo en el derecho neerlandés, europeo e internacional; Claudia Ramírez, consultora, abogada especializada en derecho público y derechos humanos, investigadora y docente en las áreas de derechos humanos con énfasis en derechos de las mujeres, políticas públicas para las mujeres, justicia de género, derecho internacional humanitario y formación para la participación política y social; y María Cristina Hurtado, abogada, politóloga, magíster en políticas públicas y especialista en política social, derecho de familia y derecho laboral, quien se desempeña como docente, investigadora y consultora.

En su intervención, Susanne Burri se refirió a las diferencias entre los conceptos de sexo y género en el derecho. Mientras que la noción de sexo suele limitarse a las diferencias biológicas entre hombres y mujeres (y, muchas veces, a aspectos meramente reproductivos), el concepto de género es mucho más amplio, pues abarca un conjunto de ideas construidas en un marco histórico dado. A partir de estas ideas se elaboran las nociones de masculinidad y feminidad, las cuales determinan los comportamientos, las funciones sociales y las oportunidades de las mujeres y los hombres. El concepto de género es una construcción dinámica y, por tanto, susceptible de modificarse. En este sentido, el derecho puede desempeñar una función muy importante en la transformación de las ideas de masculinidad y feminidad asociadas al concepto de género, lo cual, a su vez, puede conducir a la creación de relaciones de poder más equitativas entre hombres y mujeres.

A continuación intervino la profesora Claudia Ramírez con la disertación "Feminismo y derecho: entre la opresión y la transformación". En su charla, Ramírez propuso una serie de reflexiones a partir de esta frase de la feminista Catalina MacKinnon: "La justicia exigirá cambios, no reflexión; una nueva teoría del derecho, una nueva relación entre la vida y el derecho". Según Ramírez, en la cultura occidental las mujeres siempre han padecido una situación de desventaja, pues aunque se las reconocía como integrantes de la especie humana, no eran titulares de derechos tales como la propiedad, el voto, la libertad de conciencia o la educación. En la actualidad, y pese a las reivindicaciones que las feministas han logrado para las mujeres, aún subsiste un orden social desigual que muta y se adapta a las nuevas realidades históricas; dicho orden crea y torna invisibles nuevas formas de opresión a las mujeres, con lo que, día tras día, se relegitima ese sistema sociosexual hegemónico denominado patriarcado.

Finalmente, la sección de comentarios estuvo a cargo de María Cristina Hurtado. Para Hurtado, las luchas y los logros de la mujer en pro de lograr la igualdad jurídica con el hombre se resumen muy bien en la siguiente frase de Montaigne: "Las mujeres tienen derecho a rebelarse contra las leyes porque las hicimos sin ellas". Sin embargo, también señaló las graves desigualdades entre el hombre y la mujer que todavía persisten en el ordenamiento jurídico, las cuales contribuyen a reforzar y mantener el modelo patriarcal en la sociedad. Asimismo, reivindicó el derecho de las mujeres a trascender la "ética del cuidado" (es decir, su papel de conservadoras y cuidadoras de la naturaleza, la familia, los niños, los enfermos, los ancianos, etc.) para asumir actitudes tradicionalmente reservadas a los hombres, tales como la irreverencia, el disfrute de los placeres y la transgresión.

 

Gloria Yineth Perilla Enciso
Comunicadora Social
Bogotá, D.C., 12 de febrero de 2013
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!