La talentosa Sara Bermúdez, princesa en la ópera El gato con botas que se apoderó del Teatro Colón, le contó a Noticentral sobre su vida y carrera musical.     

06 29 2017 interna gato con botas

 

Sara Marcela Bermúdez Barreto, quien interpreta a la princesa en la ópera El gato con botas, (el más reciente montaje del Taller de Ópera de la UC) es una música bogotana, hija de músicos y graduada del colegio Cafam, quien con solo 22 años ya consiguió el premio de canto "Ciudad de Bogotá" de la Orquesta Filarmónica, en la categoría Juvenil.

Su primer recuerdo de acercamiento a la música instrumentalmente, es el de tocar la guitarra a los 11 años y el bajo eléctrico a los 13 “yo iba a ser bajista antes que cantante; luego dije, no, prefiero cantar”. 

Le encantan la ópera y la actuación, ama bailar e ir a cine, y afirma que la vida es su cuerpo porque es su instrumento. Se siente completamente feliz con su profesión y se considera una mujer responsable, pasional e incluso extremista en algunos aspectos. 

Se define como emocional, directa y como alguien a quien le gusta hacer las cosas con mucha dedicación. Le apasiona estar junto a su familia y quiere luchar por ellos día a día. A futuro, quiere consolidarse, dejar un legado en su profesión y ser la mejor en lo que hace, espera dejar en alto el nombre de la Universidad y su apellido alrededor del mundo. 

Desde muy niña su familia le inculcó el amor y la pasión por el arte; su madre es directora coral y debido a ello nació su gusto por la música. Tan solo cursaba grado 10.º en el colegio, cuando decidió iniciar su carrera profesional, ingresando al proyecto infantil y juvenil (PIJ) de música de la Pontificia Universidad Javeriana.

“La música académica siempre ha estado en mi vida, en mi diario. Para mí es la expresión más completa” .

Al finalizar su paso por el colegio y por el proyecto infantil y juvenil, quiso estudiar música en la Universidad Centra porque siempre supo que era una escuela que la haría crecer y fortalecería sus habilidades. Por eso, forma parte de la carrera de Estudios Musicales de la UC desde el primer semestre de 2012. Recuerda que al ingresar debió estudiar mucho para sobresalir, pues ella siempre quiere alcanzar la perfección y aú así cree que ese, el mayor de sus defectos, es también su mayor cualidad.

Sara es una mujer fuerte, dedicada 101 % a la música, se cuida mucho, evita al máximo ir a rumbear o tomar, como muchos jóvenes de su edad, porque sabe que eso puede afectar su voz; prefiere ver películas, reír con su familia y compartir con su pareja, siente que esa es la manera de disfrutar su vida y considera que es su mayor felicidad.

Con su poderosa voz de soprano entrecortada afirma que la música la ha hecho una mejor persona, la ha convertido en una mujer sensible, dada a servir, a entender a los demás, a escuchar, e incluso, a aconsejar a las personas.

“La música para mí, es más que una manifestación artística, es una forma de vida. Todo lo que soy está a disposición de ella, vivo los días dedicándole mis lágrimas, amores, risas y pasiones... Y la recompensa a nivel espiritual es indescriptible”.

El gato con botas

Desde séptimo semestre, los estudiantes unicentralistas deben incluir en sus materias el espacio académico denominado Taller de Ópera, y  participar interpretando algún personaje del montaje que se realice.

A la fecha, Sara se encuentra cursando el último taller. “Se dio la oportunidad con el Teatro Colón de hacer un proyecto para familia, para niños, y había un personaje perfecto para mí que era el de la princesa, me llamaron, lo preparé y lo canté”, afirma Sara entre risas.

Al comienzo no se sentía muy a gusto con el personaje porque pensaba que se trataba de la típica princesa esperando a su príncipe azul. “Eso ya no existe” afirma, así que lo tomó como un reto y decidió seguir avanzando y demostrándole a su familia, a quienes creyeron en ella desde un comienzo y a sí misma, que podía interpretar a una princesa diferente. 

La puesta en escena del montaje tenía luces de neón, incluso los personajes eran poco convencionales, por ejemplo, el rey siempre estaba en pijama. Sara siente que eso le ayudó muchísimo a su personaje, quiso crear una princesa "para nada ingenua", que más bien se diera cuenta de las cosas, haciendo notar su fastidio hacia el rey. “Eso fue lo que más me costó a nivel escénico, pero a nivel musical fue un papel fácil de digerir”. 

En la actualidad, se encuentra becada para realizar una maestría en interpretación vocal en Barcelona (España), piensa que es un trampolín para salir del país, conocer Europa y diferentes escuelas. E incluso, está en sus planes, aplicar a una ópera estudio en la cual pueda empezar a cantar papeles pequeños e ir escalando en su carrera.

Su más reciente logro lo consiguió el pasado 22 de mayo en el Concurso Nacional de Canto, del cual fue ganadora. Por triunfos como estos, Sara está muy orgullosa de su escuela, debido al talento que ha observado en sus compañeros con quienes ha compartido la experiencia de ir busca de lo mejor de sí mismos cada día.

 

Juan Sebastián Valenzuela Ospina
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá D. C., 27 de junio de 2017
Imagenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!