03-13-2015-representante-docentes

 

El profesor del programa de Administración de Empresas y representante docente al Consejo Superior de la Universidad, Carlos Alberto Hueza, habló con Noticentral sobre los nuevos retos que asume en este periodo de representación.

Noticentral: ¿Qué lo motivó a postularse como candidato para representar a los docentes en el Consejo Superior?

Carlos Hueza: Siempre he considerado que la participación proactiva de los integrantes de un colectivo es necesaria. Es mejor ser parte activa del devenir, que ser un elemento inactivo que se mantiene al margen. Considero además que se debe aprovechar un espacio que la legislación y, por ende, la Universidad brinda para propiciar la interacción permanente entre quienes formamos parte de la comunidad universitaria.

Los docentes tenemos mucho que aportar a la Universidad, desde nuestra formación académica, desde nuestra labor propiamente docente y desde nuestra experiencia profesional. La Universidad la hacemos sus estudiantes y sus docentes.

N. C.: ¿Cómo fue el proceso de inscripción de su candidatura? ¿Tuvo alguna dificultad para inscribirse?

C. H.: Inicialmente me di a la tarea de conseguir a un docente que me quisiera acompañar en esta empresa de la candidatura. Debería ser de la Sede Norte, dado que me interesa la unión de las dos sedes. Una vez, definido mi compañero de aventura, definimos el derrotero y los puntos de discusión. El proceso operativo, es decir los trámites, fue sencillo.

N. C.: ¿Qué acciones tiene en mente para garantizar el éxito de su gestión como representante?

C. H.: Procurar que la representación acoja las diferentes opiniones e inquietudes de los docentes de las dos sedes. Eso se logrará con un permanente diálogo con los representantes de todos los cuerpos colegiados, en especial con quienes forman parte del Consejo Académico. De esta manera se podrán recoger y llevar al Consejo Superior aquellos temas que sean de importancia para el colectivo.

De otro lado, propiciar un espacio de reflexión entre la Rectoría y los docentes, lo cual debe coadyuvar a mantener un buen clima organizacional. Finalmente, lograr mayor visibilidad de la representación docente dentro de la comunidad unicentralista.

N. C.: Los dos últimos procesos electorales en la Universidad han tenido cifras de abstención muy altas, por ejemplo, en la elección de representantes ante el Consejo Superior de 2014 la abstención fue del 95,7 % en el caso de los estudiantes y del 76,16 % en el caso de los docentes. Así mismo, algunos cargos de representación no han sido provistos por la ausencia de candidatos. ¿A qué cree que se deba esta escasa participación?

C. H.: Creo que es el reflejo de lo que ocurre con la participación ciudadana en sus instituciones. Hay apatía quizá por el descrédito de quienes ocupan cargos de elección, pero también por desconocimiento de esa misma participación a la que tenemos derecho. En el caso de los estudiantes puedo pensar que es mucho más marcada la reticencia a instituciones y a todo lo que pueda representar al Estamento.

Sumado a ello, la difusión del proceso electoral de la Universidad no ha sido la más asertiva. Llamar la atención de docentes y estudiantes no es tarea fácil. Debe haber una campaña educativa casi que permanente, casi que redundante, que permita que docentes y estudiantes conozcan la normativa, los espacios de participación, las funciones de los cuerpos colegiados... que conozcan la Universidad.

Los correos masivos, que se vuelven sólo informativos (cuando se leen), no logran atraer la voluntad de participación. Debe incrementarse el uso de las redes sociales que cada vez toman mayor importancia, en detrimento quizá de medios tradicionales de información y comunicación.

N. C.: En términos generales, ¿qué considera usted que pueden aportarle a la Universidad los representantes ante los cuerpos colegiados?

C. H.: En primera instancia, ser la voz de nuestros representados ante las autoridades de la Universidad. En segundo lugar, experiencia; en mi caso desde mi formación académica y desde el desempeño profesional en sectores diferentes al educativo. En tercer lugar, reflexión; desde nuestro papel como docentes y desde el diario acontecer con la realidad docente y estudiantil. Por último, y no por ello menos importante, el aporte de diferentes puntos de vista, que permitan lograr acuerdos y entendimiento, aún desde la diferencia.

N. C.: En el plano personal, ¿considera que ser representante puede significar una experiencia positiva para usted? Si es así, ¿por qué?

C. H.: Por supuesto. Ser parte activa del cambio que está viviendo la Universidad es una gran experiencia, pero sobre todo una gran responsabilidad. Sumado a lo anterior, me da visibilidad y la posibilidad de conocer de manera amplia el quehacer de la Institución, y me da otra dimensión de entendimiento del proceso educativo, pero también administrativo de la Universidad.

Diana María Mantilla 
Coordinadora de comunicaciones
Bogotá D.C., 13 de marzo de 2015
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!