06 29 2016 buen ciudadano interna
Estudiantes y profesores del curso de proyección social “Yo soy ciudadano”

El ultimátum del planeta es muy claro: si sus habitantes no adoptamos estilos de vida más sostenibles cuanto antes, en un futuro no muy lejano sencillamente no tendremos aire para respirar, agua que beber ni un entorno saludable donde vivir.

Por ello, es esencial emprender desde ahora acciones que contribuyan a la preservación del medio ambiente y al uso racional de los recursos naturales. De esas acciones, una de las más sencillas y con mayor impacto es el reciclaje. Cuando reciclamos aquellos elementos que son reutilizables, disminuimos la presión sobre los rellenos sanitarios de las ciudades, reducimos el consumo de energía (es decir, la que se requiere para producir esos elementos desde cero) y contribuimos a mitigar la contaminación ambiental (muchos materiales reciclables, como los plásticos, no son biodegradables o no se descomponen fácilmente, lo que aumenta la acumulación de desechos en continentes y océanos).

De ahí la enorme importancia social de la labor (muchas veces poco valorada e incluso menospreciada) que día tras día desarrollan los recicladores en nuestras ciudades. Sin su trabajo, las condiciones de nuestro planeta serían mucho más críticas de lo que ya son en la actualidad.

Así lo ha entendido el Departamento de Administración de Empresas de la Universidad Central al organizar y liderar el curso de proyección social “Yo soy ciudadano”, cuya ceremonia de clausura y graduación tuvo lugar el 21 de junio de 2016.

El curso, que tuvo una intensidad de 30 horas y se centró en el emprendimiento, se impartió a 10 líderes de distintas comunidades de recicladores, quienes recibieron durante dos meses formación en innovación, mercadeo, finanzas y modelos de emprendimiento. La finalidad de esta iniciativa, enmarcada en la función misional de extensión social de la Universidad Central, es la de ofrecer a las personas que trabajan en las tareas de recolección y selección de material reciclable en la ciudad herramientas que les permitan alcanzar una mayor productividad y mejorar la gestión de sus negocios.

El sentimiento de agradecimiento con la Universidad Central fue el común denominador entre los participantes del curso a lo largo de la ceremonia de graduación. Carmen Acosta, una aguerrida líder que lleva más de dos décadas dedicada a esta actividad y quien asistió al curso, valoró “la oportunidad de ser tenidos en cuenta por la universidad a pesar de no tener mucho estudio”.

Por su parte, Claudia Elisa Prada, otras de las personas que recibió esta capacitación, sostuvo que “los recicladores ya son pequeños empresarios”, pero necesitan de esta clase de apoyo para fortalecer y hacer sostenible su labor. En la edición de 2016 de este curso (que se viene desarrollando de manera periódica desde el año 2013 con distintas comunidades), convergieron los esfuerzos de la ONG Ecoworks, la Asociación de Recicladores de Bogotá e Ingenium, la unidad de extensión del Departamento de Administración de Empresas de la Universidad Central.

Al reconocer la importancia de los recicladores como actores sociales, el curso buscaba que estos se reafirmaran como sujetos de derechos y dijeran: “Yo soy ciudadano”; sin embargo, si queremos salvar el planeta para las futuras generaciones, todos los ciudadanos deberíamos decir: “Yo soy reciclador”.

John Jairo Cuéllar,Corresponsal
Dpto. de Administración de Empresas
Gloria Yineth Perilla Enciso
Dpto. de Comunicación y Publicaciones
Bogotá, D.C., 30 de julio de 2016
Imágenes: Renet Ruíz, Dpto. de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!