08 28 2014 arquitecto-

En esta entrevista, Mauricio Prada, quien estará al frente de la Oficina de Arquitectura, habla de su trayectoria y del proyecto de renovación del campus.

Se define como alguien que siempre busca cumplir los objetivos trazados y los compromisos que asume. Esto implica, naturalmente, proponer soluciones en lugar de crear problemas y tener la capacidad de tomar decisiones, aunque ello suponga asumir. También es un convencido del trabajo en equipo: "No lo sé todo ni puedo hacerlo todo; siempre se necesita un buen equipo de trabajo y eso es precisamente lo que he encontrado aquí: gente con disposición para colaborar, que muestra un gran interés por lo que se pueda hacer en la Universidad. Para mí, el cargo no es lo más importante, sino el trabajo que se realice", afirma.

Prada es arquitecto egresado, en 2002, de la Universidad Piloto de Colombia. No obstante, comenzó a trabajar en esta disciplina varios años antes. Durante los periodos de vacaciones desarrollaba proyectos de diseño, especialmente en empresas dedicadas a la adecuación de oficina abierta. Más tarde ingresó al área de construcciones y mantenimiento de Seguros Bolívar, donde, durante dos años, ejecutó proyectos de remodelación y adecuación de la planta física en todo el país y se encargó del mantenimiento, preventivo y correctivo, de los equipos activos; durante un año fue interventor en proyectos de remodelación de oficinas de más 2.000 m2, con una firma de arquitectos que le dio la oportunidad de conocer a los socios del Consorcio HGC-Arquint Arquitectos Asociados, con quienes desarrolló el proyecto de rebranding, adecuación y remodelación, de más de treinta sedes de Helm Bank en todo el territorio nacional; en este se desempeñó como director, pues apoyaba el diseño de cada sucursal, coordinaba y ejecutaba las obras. Culminó el proyecto con gran satisfacción y logró el objetivo: generar un esquema distinto de estas entidades. "Entrar al Helm era una experiencia que involucraba los sentidos", recuerda con emoción.

Posteriormente, el propietario de Solinoff Corp. S. A., uno de los proveedores de ese proyecto, le comentó que pensaba crear el departamento de arquitectura en la compañía y le propuso trabajar con él en ese propósito. Prada aceptó y estuvo allí tres años. El departamento comenzó con cuatro personas y cuando él se retiró ya contaba con 22 integrantes, lo que indica su gran crecimiento.

Aún no sabe con certeza cómo lograron obtener sus datos en la Universidad Central; sin embargo y luego de un riguroso proceso, fue seleccionado y está dispuesto a contribuir al desarrollo y crecimiento de nuestra Institución. Esto fue lo que nos contó acerca de sus primeros días al frente de la Oficina de Arquitectura de la Central.

NOTICENTRAL: ¿Qué impresión le ha dejado hasta el momento la actual planta física de la Universidad, así como el proyecto de construcción del nuevo campus de la Sede Centro?

Mauricio Prada: En las pocas semanas que llevo vinculado a la Universidad he estado conociendo su funcionamiento, así como cada dependencia y espacio. Sin embargo, aunque he logrado recoger mucha información, aún falta bastante por conocer; la Institución es bastante grande y son muchos los predios que comprende el campus; además, la Universidad tiene numerosas propiedades por fuera de este, adicionales a la Sede Norte. Con Fernando Rosada, arquitecto director del proyecto de construcción del nuevo campus del Centro, planeamos trabajar de forma muy coordinada. Es necesario el apoyo mutuo para la adecuación de los predios que servirán como espacios de contingencia durante el desarrollo del proyecto, que por cierto es bastante ambicioso y será un muy buen referente en el sector.

N. C.: ¿Cuándo arrancará este proyecto?

M. P.: Se está programando todo para adecuar los espacios durante el periodo de vacaciones de fin de año, de modo que los trabajos de intervención en la manzana comiencen a principios de 2015. Para esto, junto con el arquitecto Rosada, se hace una cuidadosa planeación, que permita liberar los espacios que se demolerán y darle continuidad y agilidad al proceso.

N. C.: ¿Qué proyectos se tienen para el desarrollo de la Sede Norte?

M. P.: El doctor Gnecco, vicerrector administrativo y financiero, me ha comentado que la Universidad está interesada en el crecimiento continuo; para ello se busca adquirir predios, bien sea para el proyecto de regularización, para el del nuevo campus o para la expansión de la Sede Norte. Precisamente, se buscará darle un gran impulso a este último proyecto; sin embargo, es un poco más complejo, por la zona y el sector. Por ahora, creo que debemos contemplar las posibles negociaciones con espacios cercanos o colindantes con la Sede Norte, con miras a una ampliación del espacio físico.

N. C.: En estas primeras valoraciones de nuestra planta física, ¿qué falencias ha encontrado en cuanto a la señalización?

M. P.: Me parece clave contar con una buena señalización. He podido percibir que para un visitante o una persona que no esté familiarizada con la Universidad, no resulta sencillo ubicarse o localizar una dependencia u oficina. Por tanto, considero que un primer punto sería buscar espacios para la señalización (tótems, torres, postes diseñados, etc.), de modo que cualquier persona se ubique y sea sencilla su lectura.

Ahora, me parece prudente definir dos esquemas de señalización. Primero, durante la construcción del campus de la Sede Centro, que es un proyecto de largo plazo. La idea es que durante este periodo se cuente con una muy buena señalización, ya que existirán espacios que antes tenían unas funciones y durante la intervención serán empleados para otras. Segundo, el esquema de seguridad; la intervención que se realizará por la obra es bastante fuerte y los riesgos son altos; por esta razón, es indispensable contar con una adecuada señalización y delimitación de los espacios que se utilizarán o por donde transitarán los estudiantes y funcionarios.

N. C.: En el caso específico de una institución educativa como la Universidad Central, ¿cuáles son los aspectos arquitectónicos que se deben tener en cuenta?

M. P.: Lo primero que se debe conservar es la identidad de la Universidad, esta no se puede perder aunque vaya a existir un nuevo campus. La idea es utilizar parte del lenguaje arquitectónico que la Universidad ha venido manejando con esta transición hacia nuevas propuestas; en este sentido, me parece que deben conservarse elementos como ciertas construcciones con ladrillo a la vista y algunos de los espacios verdes que tiene en la actualidad. Por otra parte, pienso que el proyecto de construcción del nuevo campus debe estar enfocado hacia y para los estudiantes.

N. C.: ¿Qué piensa de las condiciones de acceso que ofrece a la Universidad a las personas con alguna discapacidad, especialmente las que utilizan silla de ruedas?

M. P.: Este es un tema complejo. En la actualidad existen rampas y se han adecuado áreas de circulación para personas con discapacidades, pero, dado que hay puntos con pendientes bastante altas o ubicadas en distintos niveles, ya que al estar ubicados en el sector oriental de la ciudad, los predios internos están en ascenso, quienes utilizan sillas de ruedas deben contar con la ayuda de otra persona para desplazarse hacia ellos. Es decir, las personas discapacitadas tienen que adaptarse a los espacios, cuando debería ser al contrario. Esto se nota en zonas de la Universidad como la Facultad de Ingeniería, el edificio de Economía o el Departamento de Recursos Humanos, por ejemplo. Creo que los espacios y edificios del nuevo campus deben estar muy bien pensados, planificados y diseñados para facilitarle la movilidad a esta población.

N. C.: ¿Cómo se ha sentido en la Universidad y cómo ha sido la acogida de sus integrantes hacia usted?

M.P.: Me he sentido muy bien. Después de varios años de trabajar en organizaciones distintas a una institución educativa, es una experiencia completamente nueva para mí. Sin embargo, he encontrado personas muy cálidas, que hacen de la Universidad un lugar acogedor y muy agradable, y me han hecho sentir como un integrante más de esta familia. Aunque hasta ahora no he tenido contacto con los estudiantes, me imagino que encontraré algo similar.

También debo destacar la labor realizada por el arquitecto Miguel Durán, mi antecesor en el cargo; me parece que su gestión en la Universidad fue valiosa y admirable. Hay que tener en cuenta que para él no fue fácil integrar estilos, arquitectónicamente hablando, ni tampoco ejecutar las obras con las restricciones impuestas por las entidades de control, que no permitían, ni permiten, contar con un margen de maniobra amplio para remodelar y construir; sin embargo, creo que él lo hizo muy bien. Por supuesto, he detectado aspectos que quizás pueden mejorarse, en cuanto a esto, considero que debemos aprovechar el proyecto de construcción del nuevo campus del Centro para utilizar otros materiales y adoptar diseños innovadores con miras a que la Universidad se modernice.

Gloria Yineth Perilla Enciso
Comunicadora social
Departamento de Comunicación y Publicaciones
Bogotá,D.C, 1 de septiembre de 2014
Imagen: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!