Reyes Serrano participó en la producción del corto La máxima longitud de un puente, ganador de la Mención Especial del Jurado del Festival de Locarno.     

...

Mauricio Reyes Serrano, docente de Módulos de Fotografía Cinematográfica de la carrera de Cine de la UC, participó como camarógrafo y director de fotografía del cortometraje La máxima longitud de un puente, ganador de la Mención Especial del Jurado del Festival de Locarno, en Suiza.

Noticentral entrevistó a Reyes Serrano, quien nos dio detalles de este proyecto y de su trayectoria como docente en la UC.

¿De qué se trata el proyecto?

La máxima longitud de un puente es un cortometraje dirigido por Simón Vélez y filmado en el corregimiento de Bolombolo, Antioquia. Cuenta la historia de William, un joven que, luego de saltar un puente, roba una moto para llevar de paseo a su novia.

Es un corto sin financiación estatal ni privada, que contó con un equipo técnico muy reducido, —éramos un total de cinco personas contando los actores—. Filmamos alrededor de 10 días y parte de la posproducción se realizó en Buenos Aires, Argentina.

¿Cómo hizo parte de él?

Conocí a Simón mientras realizábamos estudios en cinematografía en la Universidad del Cine en Buenos Aires. Allí, con cinco realizadores más, conformamos el colectivo Montañero Cine.

Con ellos he trabajado como director de fotografía de la mayoría de los proyectos que han producido. La particularidad de este colectivo es que la mayoría de producciones han nacido desde la autogestión y la conciencia de filmar con los elementos disponibles, sin necesidad de restringir la parte creativa o emocional.

¿Qué difusión ha tenido?

El cortometraje se estrenó en la competencia oficial del Festival Internacional de Cine de Locarno, Suiza. Hay un par de festivales de clase “A” en los que también se proyectará este año, pero, por políticas de los festivales, aún no se puede anunciar.

¿Cómo ha sido su experiencia docente en la UC?

En el programa de Cine he encontrado una gran disposición por crear un pénsum que esté a la altura de las mejores escuelas de cine. A pesar del largo camino por recorrer, he visto una gran gestión para mejorar desde todos los aspectos.

Lo más gratificante de mi experiencia como docente en la UC ha sido el contacto con las nuevas generaciones. En el ejercicio docente a través del cine se pueden trazar canales horizontales de información y creo que en los nervios de estos futuros realizadores hay mucha más información sensible que la que podemos darles.

¿Cómo impacta este tipo de reconocimientos su labor docente?

Al ser un cortometraje que no contó con ningún tipo de financiación estatal ni privada, que tuvo un costo muy insignificante, a comparación de algunos con grandes producciones, es muy importante que se le reconozca y más, de un festival como el de Locarno.

Este festival se ha destacado por premiar cinematografías alejadas de lo convencional y las rutas comerciales, pero que han logrado un equilibrio delicado entre el cine comercial y autoral, es así como han logrado convivir tranquilamente Ken Loach y Lav Díaz, por ejemplo.

Para mí es importante transmitir a las nuevas generaciones que, en el cine, la construcción en equipo debe ser más importante que el ego y la pose al estar en un rodaje con cámaras, equipos, actores, camiones, etc.

Creo que, en Colombia, el cine de autogestión, de bajo presupuesto, puede convivir con el de línea industrial. Es importante que desde la academia se apoyen estos mecanismos alternativos, y que se transmitan valores cinéfilos, que acompañen a cada estudiante en su deseo de pertenecer a este mundo, y enriquezcan aún más nuestra cinematografía.

Sobre Mauricio Reyes Serrano

Director de fotografía y profesor de cinematografía egresado de la Universidad del Cine, Buenos Aires (Argentina).

Ha sido director de fotografía en diversas producciones fílmicas de carácter independiente y comercial, como los largometrajes Nocturno, de Álvaro F. Pulpeiro (selección oficial Festival de Cine de Gijón 2017); Días extraños, de Juan Sebastián Quebrada (selección oficial 17 Bafici y Competencia Oficial Ficci 56; Cinelátino 28es Rencontres de Toulouse), y de los cortometrajes La máxima longitud de un puente, de Simón Vélez López (mención especial del jurado del Festival Internacional de Cine de Locarno 2018); La casa del árbol, de Juan Sebastián Quebrada (selección oficial Toronto International Film Festival 2017 y Chicago International Film Festival 2017); La emboscadura, de Jerónimo Atehortúa (competencia oficial Ficci 57); y Silencio antes, de Mercedes Gaviria (selección oficial 18 Bafici y competencia oficial Ficci 55); entre otros.

Como asistente de fotografía ha trabajado junto al director de fotografía Rui Poças (AIP) en La piel, de Ezequiel Acuña, ganador del concurso Historias Breves del Incaa (Argentina), e hizo parte del equipo técnico de La mujer del animal, de Víctor Gaviria (2016).

En 2015 dirigió su primer largometraje documental Presagio, que hizo parte del DocuLab 9 del 32º Festival Internacional de Cine de Guadalajara y se encuentra en etapa de posproducción.

En la actualidad trabaja como director de fotografía para cine y publicidad y dirige, junto con Federico Atehortúa, el documental La otra familia, proyecto ganador de la convocatoria Nuevos realizadores del Ministerio de Cultura y RTVC.

Además, se desempeña como docente de Módulos de Fotografía Cinematográfica de la carrera de Cine de la Universidad Central.

Daniela Guerrero Acosta
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá D.C., 19 de octubre de 2018
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!