08 18 2016 oracion por la paz

Leonardo Gutiérrez Berdejo, economista de la Universidad Central, nos envía su plegaria por la paz, publicada en el blog de la Red de Monitoreo y Evaluación de la Políticia Pública en Colombia, en 2014.

A continuación reproducimos su texto: 

"Que las discusiones por la paz en Colombia pasen por La Habana, Caracas, Washington, Oslo o cualquier otra ciudad me tiene sin cuidado; igual si pasaran por la voluntad presidencial o por el debate en el Congreso de la República, que, aunque desprestigiado, algo positivo podría salir de allí.

No me disgusta que pasen por la opinión de los poderosos gremios empresariales o por el de los latifundistas; por las hipócritas y sacrosantas cofradías o por las numerosas organizaciones civiles, sean cuales fueren los objetivos que persigan. Por el contrario, de gran valor sería que se considere el punto de vista de todos ellos y de los dudosos e ideologizados organismos de control del Estado, las politizadas Cortes y la de los arrogantes e intocables círculos académicos.

Me importa muy poco que pase por la opinión de los envilecidos y prepotentes políticos, la de los terratenientes, por la de los dueños de grandes fortunas financieras; la de los caciques regionales o de sus áulicos y trabalingüísticos. Nada de esto me disgusta, por muchas razones valoro que se pudieran escuchar sus planteamientos sobre la paz, todo con el fin de que el país entero supere las diferencias y se integre alrededor del propósito de reencontrarse y conciliarse en favor de este asunto tan espinoso y esquivo para la nación colombiana. Pero, por encima de todo, también aspiro a una paz que pase por:

1. Eliminar a las EPS del sistema de salud de Colombia y crear en su reemplazo otro sistema que considere a la salud como un derecho.

2. Una reforma educativa que contemple una educación gratuita, de calidad y para todos, en todos los niveles, y al servicio de los intereses de Colombia.

3. La defensa plena y cierta de los Derechos Humanos y el cumplimiento del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de los desvalidos, los ancianos sin pensión, y por una pensión universal para todos los mayores sin capacidad de pago.

4. Una reforma agraria que elimine la gran concentración territorial, los grandes latifundios improductivos y beneficie a los campesinos sin tierra y los desposeídos.

5. La eliminación del poder sin límites de los terratenientes, los altos mandos militares y los altos jerarcas de las diversas iglesias; y por la despolitización de la Procuraduría y la justicia y todos los órganos de control.

6. Aspiro a una paz que pase por mejorar unos ineficientes y costosos servicios públicos y que estos estén al alcance de todos para que todo aquello que fue de la Nación regrese a sus manos; para que los bienes que se le entregaron al capital privado regresen al Estado; para que las telecomunicaciones, la salud, la educación y todos los servicios públicos, incluyendo los aeropuertos, la explotación minera y la de hidrocarburos sean de los colombianos y manejadas por el propio Estado.

7. Sueño con una paz que conduzca a la expedición de políticas y acciones públicas, orientadas a una protección social cierta y efectiva y brinde respuestas a todos los niveles de vulnerabilidad, riesgos y privaciones vinculados al desempleo, la miseria, la enfermedad, la maternidad, la crianza de los hijos, las discapacidades, el envejecimiento y muchas privaciones.

8. Por una reforma del sistema financiero que limite sus exageradas utilidades y se establezca una banca nacional-estatal que beneficie a la industria y el desarrollo nacional.

9. Una paz que evite que la deuda externa e interna del país continúe aumentando, para que se cancele con el fin de no seguir pagando altos intereses que solo enriquecen a los dueños del capital financiero.

10. Una defensa cierta y real de los derechos digna de la mujer; por una justicia que no haga distinciones y no vacile en castigar a los poderosos.

12. Una atención efectiva a las minorías étnicas, religiosas, sociales y sexuales y que nunca más muera un niño, una mujer embarazada o persona alguna de desnutrición o por falta de atención médica; para que no se les entregue un solo peso más a los insensibles dueños de las EPS y de otras instituciones prestadoras de servicios y para que nunca más muera una persona a las puertas de las EPS.

13. Una distribución equitativa de la riqueza y del ingreso nacional; un control efectivo y real sobre el capital financiero y todas las operaciones bursátiles y financieras, y por un castigo ejemplar a los especuladores financieros y los acaparadores de los productos de la canasta familiar.

14. Un proceso de paz que pase por la eliminación real de la pobreza y por un sistema de justicia que persiga y castigue la corrupción de las capas y los grupos privilegiados, del Congreso y de otros sectores contaminados de la sociedad.

15. Una paz que pase por eliminar la permanencia vitalicia de los congresistas y por una verdadera y efectiva reforma electoral.

17. Por una reestructuración de las fuerzas armadas y de la doctrina militar vigente que conduzca a la desmilitarización del Estado y a la reducción de las fuerzas armadas.

19. Por el desarrollo de una agricultura autónoma y productiva que brinde una alimentación soberana y resguarde los derechos de los campesinos.

20. Una paz que brinde mecanismos para recuperar las playas, las islas, las empresas y los territorios entregados a particulares.

21. Por un salario justo que brinde seguridad.

22. En fin, una paz evidente que pase y llegue a la cotidianidad de cada casa, de cada rincón del país y que cobije a todos los colombianos".

Leonardo Gutiérrez Berdejo
Economista de la Universidad Central
Bogotá, D. C., 18 de agosto de 2016
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!